Vivimos en una generación digital y la evolución constante de la tecnología puede presentar riesgos únicos de abuso a menores. Ser capaz de reconocer los peligros que rodean la comunicación electrónica puede ayudar a su organización a prevenir y responder al abuso que pueden derivarse del uso de las redes sociales.

  • Los abusadores necesitan acceso, privacidad y control para poder agredir. Las redes sociales pueden ofrecer acceso y privacidad a través de contactos directos.
  • Algunos agresores usan las redes sociales para manipular y engañar a los menores de edad antes de conocerlos en persona.
  • El abuso circunstancial también puede ocurrir a través de las redes sociales. Los agresores empiezan ayudando a los menores de edad con problemas de manera “inocente”, pero luego la situación deriva a un adulto que se aprovecha de un menor de edad vulnerable.
  • El 92% de los adolescentes se conectan a internet diariamente y el 90% envían mensajes de texto; por lo tanto, la oportunidad para el abuso a través de la comunicación electrónica es extremadamente alta.
  • Mas del 30% de niños y niñas reportan que han sido víctimas de bullying online. Las redes sociales añaden al acoso el anonimato, lo que es especialmente peligroso.
  • El 20% de los adolescentes «sextean». Aplicaciones como “Snapchat”, “Ask.fm” y “Monkey” dan la impresión de que las fotos enviadas por mensaje desaparecerán después de un tiempo establecido, pero aún hay formas de obtener acceso a estas imágenes después de que han «desaparecido».
  • El 20% de los adolescentes denuncian haber recibido solicitudes en línea pidiéndoles fotos o reuniones en persona. Los menores de edad están más dispuestos a relacionarse por medio de redes sociales porque evitan la interacción personal.

Mantenerse al día con las numerosas formas en que los menores envían mensajes o usan las redes sociales puede ser agotador. Sin embargo, en colaboración con los padres de los menores, existen cuatro estrategias que su organización puede utilizar para proteger a los menores de los riesgos de la tecnología:

  1. Desarrollar políticas
    • Elaborar una norma que especifique el uso aceptable e inaceptable para computadoras y dispositivos de comunicación portátiles (teléfonos celulares, tabletas, computadoras portátiles).
    • Establecer límites claros en relación a mensajes de texto, correo electrónico y redes sociales entre el personal y los menores en su organización (por ejemplo, regla de 3, restricciones de tiempo y horarios, temas adecuados de conversación, etc).
    • Asegurarse de que las políticas no se olviden cuando el personal cambie.
  2. Capacitar a su equipo
    • Enfóquese en prevenir el abuso en lugar de solo responder o reaccionar a él.
    • Informe al personal sobre cómo los abusadores usan internet y la comunicación electrónica para manipular y engañar a los menores.
    • Entrene al personal para que sepan reconocer las conductas que constituyen señales de alerta y para que estén dispuestos a conversar con los menores que mantienen comunicaciones en línea inapropiadas.
    • Trabaje junto con los padres, organizando reuniones o creando folletos para ofrecer información sobre los aspectos dañinos de las redes sociales.
    • Anime a los padres a hablar con sus hijos sobre los peligros de las redes sociales y la comunicación en línea.
  3. Monitorear y hacer cumplir las políticas
    • Mantenga un registro interno del uso de internet tanto de los menores como del personal. Los menores que pasan mucho tiempo en línea son más susceptibles al abuso y es importante saber cómo el personal está utilizando internet en el trabajo.
    • Instale una herramienta de bloqueo en las computadoras y dispositivos de su organización que impida el acceso a sitios y páginas inapropiadas.
  4. Responder rápido
    • Desarrolle pasos específicos para responder al abuso de un adulto hacia un menor (uso inapropiado de la computadora, de comunicaciones electrónicas) y al abuso entre menores (acoso en línea, sexteo).
    • Evite la tendencia a minimizar los presentimientos y no ignore las notificaciones y los reportes. Es importante tomar todos los informes con seriedad.
    • Documente todas las denuncias de abuso.
Descarga Archivo