Todos tenemos límites. Probablemente pueda pensar en algunos ahora mismo. Por ejemplo, tal vez no le gusta que lo abracen. Cualquier persona relajada se sentiría algo vulnerada si un extraño le tocara la cara. Desarrollamos estos límites para mantener la comodidad y el control en nuestro espacio personal, e interactuamos con personas que tienen sus propios límites todos los días. Cuando se trabaja con niños, niñas y adolescentes y adultos vulnerables, es aún más importante conocer los límites apropiados.

Es natural navegar por estas interacciones asumiendo que los usuarios con los que está trabajando tienen los mismos límites que usted o aprecian los mismos gestos. Sin embargo, a menudo este no es el caso y puede dar lugar a graves interpretaciones erróneas y acusaciones.

En general, no se conocen los límites culturales de todas las personas con las que se interactúa. Por ejemplo, las culturas asiáticas en Japón y sus alrededores tienen una baja tolerancia al contacto físico social. Entonces, una persona chilena podría pensar que está consolando a un niño japonés con un abrazo, cuando en realidad lo está haciendo sentir que su comodidad personal y su autonomía han sido violadas. En las organizaciones es fundamental que mantengamos entornos seguros y cómodos para todos, considerando los entornos culturales de todos.

LÍMITES PERSONALES EN DIFERENTES CULTURAS

Las siguientes generalizaciones ilustran cuán diferentes pueden ser nuestras culturas. Nunca crea que alguien siente lo mismo que usted con respecto a gestos y comportamientos comunes. En general, estas no se aplicarán estrictamente a todas las personas, especialmente si la persona ha experimentado múltiples culturas o es parte de una generación más joven.

  • En China se usa el contacto visual para comunicar enojo.
  • En Vietnam se usa el contacto visual para expresar interés romántico.
  • Las niñas y las mujeres prefieren más espacio personal que los niños y los hombres.
  • Las personas que viven en climas más fríos también prefieren más espacio personal.
  • En Arabia Saudita se permite espacio más personal solo para los conocidos.
  • En Japón se asiente en lugar de darse la mano a modo de saludo.
  • Los hombres y mujeres de fe musulmana no se tocan en público.

 

MOSTRAR AFECTO FÍSICO

Los niños, niñas, adolescentes y adultos de todas las edades pueden sentirse cómodos con diferentes tipos de afecto físico. Es importante recordar que aunque algo puede ser aceptable en su cultura, puede no ser apropiado en la organización para la que trabaja o es voluntario. Cuando desee mostrar afecto o elogios a un usuario, use gestos seguros con los que todos se sientan cómodos, como una palmadita en la parte superior de la espalda, un abrazo lateral, chocar los cinco o solo felicitaciones verbales.

Evite:

  • Dar afecto no deseado
  • Besar, más allá de un saludo o despedida
  • Dar un abrazo frontal completo
  • Tocar los genitales, las nalgas o el pecho de alguien
  • Acostarse al lado de alguien
  • Dejar que un niño se aferre a sus piernas.
  • Sostener a un niño de más de cuatro años en el regazo
  • Dar o recibir un masaje
  • Dar palmaditas a alguien en la parte inferior o el muslo
  • Hacer cosquillas o luchar
  • Juegos que puedan involucrar contactos inapropiados

¿QUÉ INTERACCIONES REQUIEREN POLÍTICA (marco de referencia)?

Encontramos muchos tipos de interacciones a lo largo del día cuando trabajamos tanto con niños, niñas, adolescentes como con adultos vulnerables. Cada una de estas interacciones requiere sus propios estándares para eliminar la oportunidad de equivocación o confusión. Desafortunadamente, los infractores a menudo violan las políticas para tener acceso a los usuarios; cuando los trabajadores conocen y entienden las políticas, pueden identificar, interrumpir e informar violaciones de políticas. Cuando redacte políticas estandarizadas para su organización, aborde específicamente cada uno de los siguientes escenarios.

  1. COMUNICACIONES ELECTRÓNICAS

Sabemos que la comunicación electrónica y las plataformas de redes sociales son algunas de las principales formas en que las personas se comunican entre sí. Si bien estas herramientas brindan muchos beneficios, también presentan un alto potencial de comportamiento inapropiado, mayor acceso a usuarios vulnerables y violaciones de privacidad. Ayude a eliminar la oportunidad de que se comentan infracciones por correo electrónico y mensajes de texto definiendo claramente cómo comunicarse electrónicamente de manera adecuada. Por ejemplo, a menudo se recomienda prohibir la comunicación electrónica individual con niños, niñas, adolescentes y adultos vulnerables.

  1. CONTACTO FÍSICO

Una política de contacto físico promueve un ambiente positivo y enriquecedor mientras protege a los usuarios, trabajadores y voluntarios. El contacto físico debe realizarse solo en presencia de testigos confiables y nunca en situaciones a solas o uno a uno. Algunos tipos de afecto físico pueden malinterpretarse o hacer que el niño, niña o adolescente se sienta incómodo. Evite dar abrazos o apoyar la mano en cualquier parte del cuerpo del niño, niña o adolescente. Limite todas las muestras de afecto a palmaditas en el hombro, chocar los cinco y apretones de manos.

  1. INTERACCIONES VERBALES

Algunas personas no se dan cuenta de que las palabras pueden hacer que los usuarios se sientan incómodos al igual que el contacto físico. Los trabajadores y voluntarios no deben iniciar conversaciones de carácter sexual con los usuarios. La política al respecto debe además, dejar claro que los trabajadores y voluntarios tienen prohibido hablar con los usuarios de una manera que sea o se interprete, como dura, coercitiva, amenazante, intimidatoria, vergonzosa, despectiva, degradante o humillante.

  1. INTERACCIONES UNO A UNO O ENCUENTROS A SOLAS

Las investigaciones muestran que la mayoría de los abusos ocurren cuando un adulto está a solas con un niño, niña o adolescente o adulto vulnerable. Las interacciones uno a uno deben abordarse de manera diferente a las interacciones grupales. El margen para una interpretación incorrecta, la falta de comunicación y la acusación es mucho más amplio. El propósito de esta política es garantizar que la organización comunique claramente las expectativas para los trabajadores y voluntarios y brinde ejemplos concretos de comportamiento apropiado en interacciones uno a uno.

  1. INCORPORAR CONSIDERACIONES CULTURALES

Es imposible implementar políticas que aborden todas las interacciones posibles entre todas las culturas posibles. Por lo tanto, la base de su política debe ser la atención y el respeto por los límites individuales. Incluso dentro de una sola cultura o grupo demográfico, habrá una amplia gama de preferencias. Por ejemplo, mientras que algunas interacciones físicas con los niños, niñas, adolescentes son apropiadas y beneficiosas para el niño, es posible que algunos niños, niñas, adolescentes no necesiten interacción física para sentirse vistos y validados.

La implementación de todas estas políticas debe incorporar capacitación a todos los miembros de la organización, para que comprendan la política, y que sepan aplicarla por la comodidad y la seguridad de todos.

Qué hacer:

Sea consciente de sus propios límites físicos, verbales y emocionales. La conciencia de sus propios límites lo ayuda a comunicar esos límites a los demás, promoviendo una cultura de respeto y comodidad. Cuando alguien está cruzando un límite, es necesario responder a ese comportamiento diciendo algo como «Esto me hace sentir incómodo».

  • Sea consciente de las normas en la organización.
  • Discuta abiertamente las expectativas del trato con trabajadores y usuarios.
  • Siga de manera rigurosa todas las pautas y políticas.

Qué no hacer:

Saber qué no hacer puede ser difícil cuando se trata de una cultura desconocida. Sin embargo, al establecer límites generales apropiados y altos estándares de profesionalismo, puede eliminar la mayoría de las ofensas sin intención. Lo más importante es prestar atención a cómo se hace sentir a la gente. Pueden comunicar su incomodidad de manera no verbal, especialmente si se sienten inseguros u ofendidos.

  • Hacer supuestos sobre las costumbres o los límites de otra persona.
  • Ignorar las señales de que alguien se siente incómodo.
  • Asumir la privacidad en línea o en el texto.

¿PRACTICA SU ORGANIZACIÓN LA PREVENCIÓN DEL ABUSO CON CONCIENCIA CULTURAL?

No deje a su organización y a las personas a las que sirve desprotegidas. Praesidium puede trabajar con usted y sus equipos para prevenir el abuso y el acoso sexual a través de la educación, la capacitación, la supervisión y la retroalimentación. Comuníquese con nosotros para proteger a todos los miembros de su organización.