La pandemia nos ha obligado a enfrentar una situación sin precedentes y la comunicación electrónica ha pasado a ser un método fundamental para que los establecimientos educacionales se mantengan en contacto con sus alumnos. Estos consejos le permitirán mantenerse conectado virtualmente con los niños, niñas o adolescentes y al mismo tiempo, mantener límites seguros.

Formas apropiadas para la comunicación electrónica:

  • Siempre enviar y responder mensajes de texto con menores en mensajes grupales, de preferencia con un supervisor u otro miembro del personal copiado en el grupo.
  • Como mínimo, asegurarse que un supervisor y los padres o responsables de niños, niñas o adolescentes estén informados de que se intercambian mails y mensajes de texto entre el menor y un miembro adulto del establecimiento.
  • En la medida de lo posible, utilizar teléfonos celulares del establecimiento o emplear servicios como Google Voice que permiten la conexión a través de teléfonos celulares sin necesariamente dar su número de teléfono celular privado.
  • Comunicarse con los niños, niñas o adolescentes a través de «páginas de grupo» o «perfiles de grupo», en plataformas de medios sociales (Facebook, What’s App, etc.) que hayan sido autorizadas por la organización para su uso.
  • Asegurarse de que todos los miembros del personal mantengan sus perfiles personales de redes sociales como «privados» para que los niños, niñas o adolescentes no puedan «hacerse amigos» o acceder a información personal o privada.
  • Al usar aplicaciones de videoconferencia, asegurarse de que tanto el personal como los niños, niñas o adolescentes sean conscientes del lugar en que se encuentran, como también de su apariencia o vestimenta personal, para mantener la formalidad, el profesionalismo y la privacidad de cada uno.
  • Asegurarse de que toda comunicación electrónica con niños, niñas o adolescentes se limite a conversaciones enfocadas en el curso, tareas, proyectos, objetivos y consejos de seguridad, y nunca en detalles personales de la vida de cada uno.
  • Al dar ánimo o apoyo a los niños, niñas o adolescentes en estos momentos difíciles, tener siempre en cuenta la necesidad de mantener los límites profesionales para protegerse de acusaciones falsas.
  • Asegurarse de que cualquier conversación que pueda ser malinterpretada como inadecuada, se ponga inmediatamente en conocimiento de un supervisor.

También recuerde:

  • No participar en conversaciones despectivas, degradantes o humillantes con los niños, niñas o adolescentes.
  • No tomar parte en conversaciones, memes o publicaciones de orientación sexual con los niños, niñas o adolescentes.
  • Nunca publicar ningún tipo de comentario que pueda ser inapropiado o sugerente, en fotos o videos de los menores o en sus perfiles.
Descarga Archivo